El storytelling se define como el arte de contar historias. Desde el punto de vista del marketing, podríamos definir el storytelling como la disciplina basada en construir relatos con la estructura de una historia —personajes, desarrollo de trama y conclusiones— con el objetivo de transmitir mensajes corporativos, de marca o de campaña.

La fuerza de las  historias o relatos está en su propia capacidad para generar emociones, un fenómeno que tiene mucha más potencia de recuerdo. Es decir, el relato plano, objetivo y aséptico de una tarea, la descripción de un servicio, etc., será muy fácil de olvidar. Sin embargo, una historia bien construida y capaz de generar emociones será capaz de desencadenar recuerdos fuertes en nuestro receptor.

Históricamente, en el ámbito de la comunicación y el marketing, son muchas las empresas que han sabido utilizar el storytelling como herramienta. Pero en un momento histórico como el actual, en el que el multimedia tiene un gran protagonismo y los canales y formatos son casi infinitos, se hace imprescindible diferenciarse aún más de los competidores.

De acuerdo con los grandes expertos en crear historias, las claves de un buen storytelling son la conexión con la audiencia mediante un lenguaje sencillo y códigos culturales universales, el impacto y el atractivo en titulares, imagen o contenido, la sencillez y la buena experiencia de uso. Está claro que, a estas alturas de la historia, todos sabemos leer un libro, una revista o un artículo online, pero cuando estamos utilizando un formato novedoso, el UX —user experience— debe ser el mejor posible.

Dentro de estos nuevos formatos que podemos crear gracias a la explosión del multimedia y la difusión del online, uno de los más novedosos e interesantes es el story map. Basados en la tecnología GIS (Sistemas de Información Geográfica) y funcionando con capas de información superpuestas, los story maps tienen un potencial casi infinito para contar historias que tengan algún tipo de relación con la realidad geográfica. El resultado tangible de crear un story map será similar a una infografía o una pieza de contenido como puede ser un artículo o reportaje, pero con un formato totalmente interactivo para el usuario final.

A través de tecnologías GIS como la de ArcGIS de Esri —el partner de Quantic líder en tecnología para Sistemas de Información Geográfica—, crear un story map es un proceso sencillo y al alcance de prácticamente cualquier profesional. Esri cuenta con un CMS o gestor de contenidos propio y dedicado exclusivamente para este propósito, a través del que contar historias basadas en mapas, con estilos, imágenes y capas de información personalizables. Estos story maps resultantes pueden compartirse directamente a modo de microsite o incluso insertarse en una web, un artículo de blog, etc.