Es posible que te haya pasado: mientras oyes el pitido de los productos en la línea de caja de un establecimiento, el cajero pregunta «¿Código postal?». Sin dudarlo, la mayoría de nosotros le cantamos los cinco dígitos, que apunta en un ordenador. ¿Para qué quiere un supermercado nuestro código postal? Para poder hacer uso de herramientas de Geomarketing.

Optimizar la estrategia comercial es clave para conseguir ventas y Geosmart nos ayuda con este objetivo. Tras varios meses recogiendo el CP de los clientes de una tienda, se plasman sobre un plano todos los datos obtenidos; pudiendo reorientar la campaña de buzoneo e incluso planteándose si los locales se encuentran en el lugar adecuado. Así es Geosmart.

Buscar la ubicación idónea para un local y proveerlo de buen personal

Geosmart es una herramienta, o conjunto de herramientas, que nos ayudan a obtener información visual, analítica y objetiva tanto sobre nuestra posición actual en el mercado como la de nuestros clientes, todo gracias a datos situados sobre un mapa y análisis que reduzcan la incertidumbre. Es el modo perfecto de conseguir una radiografía con objeto de tomar mejores decisiones estratégicas.

El ejemplo de la línea de cajas y el código postal es uno de los más usados: si tengo una tienda en el CP 28025 pero el grueso de mis clientes vienen del 28027, ¿no sería coherente llevarles la tienda a ellos; cambiarla de ubicación o incluso abrir un nuevo local en una estrategia de expansión?

Si, como fruto de esta expansión, necesito que en el nuevo local haya gente formada, tendré que restárselo a otras localidades. Para optimizar la estrategia comercial podemos analizar cada punto de venta, su facturación con respecto al personal actual, y decidir desde qué punto o puntos puedo desplazar cuánta gente.

Así nos ayuda la facturación predictiva de Geosmart

Geosmart combina nuestra experiencia en Business Intelligence de cara a la toma de decisiones y Big Data con el que obtener información útil y, en última instancia, conocimiento. Ambas técnicas se combinan de cara a la facturación predictiva, un gran estabilizador para los negocios.

La complejidad del mercado hace que este se comporte de una forma que parece caótica, pero esta imagen desordenada se condensa cuando, haciendo uso de un historial previo de facturas, clientes, ingresos y cargos somos capaces de extrapolar con cierta fiabilidad los flujos de caja futuros.

Gracias a estas proyecciones tendremos información para saber cuándo podemos invertir con tranquilidad o cuándo aguantar unos meses para no tener que pedir créditos futuros. Tendremos la respuesta a “¿este será un buen año?”

Otra pregunta que puede responder es “¿cierro en verano por vacaciones o mejor echamos el cierre en octubre?” Gracias a la facturación predictiva podemos elegir (si queremos) aquellos meses con menor flujo de ingresos, ganando la diferencia con los meses clásicos y optimizando el beneficio gracias a Business Intelligence.

Cómo optimizar a nuestro personal día tras día

Uno de los mayores gastos de las empresas es debido al capital humano. Es lógico, ellos son la fuerza de trabajo que nos reporta ingresos, nuestras bases. ¿Y si pudiésemos optimizar los horarios de nuestro personal? No hay nada más que entrar en Google Maps y elegir un comercio cualquiera para observar el cambio de tránsito en base al día o la hora.

datos

Gracias a los datos y un registro de la actividad día tras día, lo que parecía aleatorio se vuelve predecible, y con Geosmart podremos diseñar un cuadro de mando que nos permita sacar partido a esta información. Por ejemplo, podríamos trasladar personal entre dos tiendas cercanas ciertos días a la semana, e incluso contratar refuerzos de fin de semana si los necesitamos.

 

Imágenes | Nathan Anderson