El comportamiento del consumidor en un supermercado depende en gran medida de su localización.

Dependiendo del lugar en el que vivas, la alimentación podrá ser más o menos saludable, las ofertas y descuentos serán mayores o menores, e incluso los productos de limpieza variarán en toxicidad. Y no será por voluntad propia, sino porque hay quién decide cuál es la variedad de productos que puedes elegir para realizar tu lista de la compra.

Geomarketing en el sector de alimentación y bebidas

Hace poco hablábamos de que el geomarketing es el mejor aliado en el sector Retail y de cómo las marcas hacen todo lo posible por adaptar su oferta a la demanda de un consumidor cada vez más informado. Pero no es menos cierto que el geomarketing en el sector de la alimentación y bebidas también tiene mucho que decir.

¿Nunca te has preguntado por qué cierto producto lo encuentras únicamente en un determinado establecimiento? Y que, por muchas vueltas que des, a veces la alternativa no es otra que cambiar de barrio o pegarte un paseo al mismo centro de la ciudad para conseguir ese condimento que no ves por ningún otro lado o el vino que probaste en aquel restaurante y del que aún no te has podido olvidar.

Obviamente, en los productos que ofrecen los supermercados influyen tanto temas logísticos como de stock o precio, pero también, y cada vez más, las características comunes de la zona en la que vives. La tasa de natalidad de tu barrio o manzana, su edad media, su nivel socio-económico y hasta sus gustos están detrás de lo que metes en tu cesta de la compra. Es decir, todo aquello que puede saberse a través de herramientas de geomarketing o de la también llamada localización inteligente.

Cómo saber qué poner en cada estantería

Estos datos serán de gran valor para los responsables de los establecimientos de alimentación y bebidas porque les servirán de ayuda a la hora de decidir qué productos ofrecen en cada una de sus estanterías. Por ejemplo, si el supermercado está situado en una zona obrera de una gran ciudad, se pueden hacer análisis sobre cuál es el precio máximo que tu público objetivo está dispuesto a pagar por cada clase de producto.

Además, te permitirá ofrecer promociones pensadas específicamente para este target y asegurar el éxito de las mismas antes de lanzarlas, ya que gracias al geomarketing puedes predecir los comportamientos de los usuarios en un determinado enclave geográfico.

Las cifras del mercado de la alimentación y bebidas, por otro lado, animan a utilizar este tipo de herramientas para seguir mejorando sus resultados a lo largo de este año. No en vano, según los últimos datos de la Federación española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), esta industria se consolidó en 2015 como el primer sector en facturación en España, ingresando más de 93.000 millones de euros, entre un 3 y un 5 % más que el ejercicio anterior.

Si a esto sumamos que, según el nuevo informe Market Trends de Nielsen analizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv),  el conjunto de ventas en libre servicio de todos los productos (Gran Consumo) en 2016 creció un 2,7% y que, por sectores, el de bebidas fue el que más creció (+3,1%) respecto a 2015, seguido del sector alimentación (+2,8%), está claro que se trata de un sector que no puede desaprovechar las ventajas del geomarketing para posicionarse en el mercado y continuar aumentando sus ventas.