Es ya conocido que las herramientas de Business Intelligence son unas de las armas más potentes para adivinar tendencias de mercado y, por tanto, evitar el fracaso a la hora de lanzar nuevos productos o servicios, mejorar los ya existentes o crear incluso nuevas compañías. Sin embargo, es un término que se sigue atribuyendo erróneamente a grandes firmas como si los negocios más modestos no pudieran optar a beneficiarse de este tipo de metodología que optimiza el proceso de toma de decisiones empresariales.

¿Cómo integrar la inteligencia de negocio de manera eficiente? Claves para hacer que tu negocio funcione

Lo cierto es que la gran mayoría de negocios en nuestro país son medianas y pequeñas empresas o autónomos. Según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las grandes compañías equivalen tan sólo al 0,2% de la totalidad de empresas existentes en España mientras que un 45,9% son pymes y un 53,9 % autónomos. Por tanto, ¿por qué no aplicar también el Business Intelligence a este tipo de negocios?

Sin duda, ayudaría a evitar el cierre de muchos establecimientos o empresas que, bien por no tomar las decisiones adecuadas desde el inicio, bien por una mala planificación en la ejecución de su estrategia empresarial, acaban echando el cierre más tarde o más temprano.

¿Fracasará mi negocio?

Analizar cuáles son los fallos más comunes que cometen estos negocios y los factores que les llevan definitivamente al fracaso es uno de los pasos imprescindibles para no seguir el mismo camino. Por ejemplo, antes de lanzarse a emprender cualquier tipo de proyecto empresarial e independientemente del tamaño de este, es básico hacerse estas preguntas:

  • Localización: ¿Tu negocio va a estar situado en un área de clase media o alta, en una zona de mano de obra no cualificada o en una exclusiva barriada? Parece de Perogrullo, pero todavía hay quienes no tienen en cuenta la necesidad de situarse en un lugar con un clima de negocio favorable para el tipo de negocio que se va a emprender.

 

  • Plan de Marketing: ¿Tienes un plan de marketing sólido para el lanzamiento de tu empresa? Te sorprendería saber cuántas empresas y startups no tienen definido este asunto. Y es que, efectivamente, la mayoría de propietarios de negocio no son expertos en marketing, sino en los productos o servicios que venden. Por eso, no dudes en consultar siempre con un profesional del marketing que te pueda orientar en el proceso de lanzamiento y, a ser posible, en la fase posterior de consolidación y fidelización.

 

  • Competencia: ¿Hay suficiente espacio en tu sector para tu negocio? Hay mucho de todo, por eso es imprescindible localizar un sector lleno de oportunidades y, sobre todo, de espacios para crecer dentro de él.

 

  • Equipo: ¿Estás contratando a la gente que necesita tu negocio o sólo a la que has encontrado? Asegúrate de que tus empleados forman parte de tu visión de negocio y de que son exactamente las personas que trabajarán con la implicación necesaria para que tu empresa funcione.

 

  • Tesorería: Mantén siempre operativo y disponible un fondo para posibles emergencias porque tendrás que hacer frente al pago de nóminas, proveedores y gastos (entre otros) y no siempre tendrás las mismas ventas ni los mismos ingresos.

 

  • Demanda del Mercado: ¿La gente necesita realmente lo que estás intentando venderles y podrían pagan por ello un precio que se ajuste a lo que tú necesitas para que sea rentable? Si no, es mejor que lo dejes aquí.

 

Qué hace por ti el Business Intelligence

Aunque a todas estas cuestiones se pueden contestar de manera casi instintiva, la realidad es que, si no quieres jugártela, lo mejor es utilizar la inteligencia de negocio como factor estratégico tanto para la creación como para el desarrollo de tu empresa, ya que no sólo te proporcionará una ventaja competitiva sobre tus competidores sino que, además, te proporcionará información privilegiada para responder a otras muchas cuestiones (y para nada menores) sobre tu negocio: cuándo lanzar promociones u ofertas de productos, cómo optimizar costes en el día a día, cuándo y cómo hacer pedidos, qué tipo de clientes te interesa fidelizar, etc…

Y toda esta información es de valor seas una gran compañía, una pyme o un autónomo.

Por ejemplo, si te gusta la restauración pero crees que el negocio está demasiado saturado de locales con demasiadas aspiraciones, quizás la mejor opción es ayudarte del Business Intelligence para detectar nuevas oportunidades de negocio. Por ejemplo, en las Food Trucks, que están teniendo un crecimiento expansivo muy importante en los últimos años. No en vano, para montar un restaurante se necesita bastante más financiación que para comprar una furgoneta y, si encuentras una buena ubicación y ofreces un buen producto, una food truck puede ser una buena manera de entrar en el mercado.